28.2.12

Democracia y violencia

La noticia del día en la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Iztapalapa:
"hoy asesinaron al profesor del Departamento de Sociología, de la carrera de Psicología Social Jaime Uribe en la UAM-I, un artero asesinato" @betomarinmx 
 Noticias como ésta terminan por acaparar la atención. Ya sea por indignación, por conocer al finado o simplemente por el morbo, nadie queda indiferente.

En mi caso, me encontraba con algunos compañeros, jugando baraja discutiendo serios temas que atañen a nuestra licenciatura y a la sociedad en general (antes a las figuras de la baraja española se les relacionaba con los distintos estratos o poderes sociales: los bastos son el pueblo, las espadas el ejercito, el clero se representa con las copas y a la burguesía con los oros).

Faltaban escasos minutos para el medio día (yo esperaba esa hora pues se presentaba el sociólogo Boaventura de Sousa en la UAM-I para dar una conferencia), cuando llegaron con la noticia. En realidad más que información eran rumores, cosas que contaba la gente, gritos que alguien escuchó. No le dimos demasiada importancia, en ese entonces creímos que el crimen se había perpetrado contra una persona que iba pasando, afirmábamos que no llegaría a los medios, que no se haría mayor revuelo a menos que se tratase de un estudiante o de algún profesor. 


"BOAVENTURA DE SOUSA OFRECIÓ SU CONFERENCIA SOBRE LOS INDIGNADOS A UN PROF ASESINADO EN UAM-I" @gracedemexico 


Ya más tarde, resultó que se trataba de un profesor de apellido Uribe, las calles y el acceso a la escuela se encontraban cerradas, los peritos hacían su trabajo, una multitud de curiosos permanecía atenta en la periferia.

Finalmente, al salir de mi última clase del día, tuve que pasar por "el lugar de los hechos", veladoras y una silueta blanca pintada en el piso era las únicas huellas de lo ocurrido. Bueno, también se pegaron pancartas, mal escritas pero bien intencionadas).

Ya en casa me percato que la noticia se regó y se sigue regando en las redes sociales, algunas personas cercanas lamentando la perdida del profesor, otros simplemente condenando el acto. 

Dejando de lado la anécdota hay un par de cosas (quizá más) que quiero comentar. Primero la irresponsabilidad de los medios al "informar". Ansiosos de tener la primicia o de no quedarse atrás, se sueltan a decir cualquier cosa sin verificar sus fuentes, ni la información que dan. La mayoría se limitó a repetir lo que encontraron en Formato 21 o a citar lo que decían los que se encontraron con la nota de Formato 21. Basta encontrarse con datos como el siguiente: "[el criminal] le disparó con un arma de fuero calibre 38." Tampoco saben si el profesor Uribe tenía 60 ó 66 años. Realmente no saben ni les interesa saber. 

Algo que también me ha llamado la atención es la reacción de algunos compañeros de la universidad, más allá de los comentarios tipo "fueron reggaetoneros, hay que matarlos", me parece que la apatía sigue siendo el factor común de todos nosotros. 

Hasta el momento hay dos versiones que circulan en los medios de comunicación y en el comunicado e la propia UAM-I, 1.fue un asalto, 2.fue un alumno o ex-alumno rencoroso. Se sabe que el profesor Uribe Patiño se encontraba realizando una investigación relacionada con el narcotráfico (esto lo menciono porque me parece otra posible causa a pesar de que no sea mencionada).

Lo cierto es que se trató de un acto cobarde y deleznable. hay quienes son de la idea de que los motivos no importan y es cierto hasta determinado punto, sí, asesinaron a alguien pero quedarnos con la idea de aceptar pero sin buscar entender me parece erróneo. Tampoco se trata de jugar al detective y andar adivinando qué fue lo que realmente sucedió. Para eso hay juegos de mesa o novelas policíacas.

No se trata de hacer juicios a priori sin siquiera consultar la información que, bien o mal, nos proporcionan los medios. No es ilógico ninguno de los tres motivos que menciono arriba, aunque tampoco terminan de convencer, por comentarios vertidos en facebook, no parecía haber una intención por robar al maestro; la cuestión de los alumnos enfermos es posible, por más que a algunos les parezca ofensivo, pero me parece una hipótesis sacada de la manga. Finalmente la opción que involucraría al narcotráfico también es posible en este país donde los carteles de la droga tienen más poder que nunca. 

"Haiga sido como haiga sido" puedo decir que:

1. No podemos mantenernos indiferentes, ni frente a estos actos de violencia injustificable ni ante la información mediocre que ofrecen los medios de comunicación.

2. La causa del homicidio es importante porque de aquí se puede desprender una cacería de brujas. Si fue un alumno ya se imaginarán. Si se trató del narco, significaría que hay cosas que no se deben investigar en México (raro), que los carteles ya están más metidos en nuestro medio que el Estado mismo y que, según yo, la guerra contra el narcotráfico sigue siendo un error.

3. La idea de restringir el acceso a la universidad es un error que no debería ni pasar por nuestra cabeza. Somos estudiantes, no criminales, y no lo digo sólo por los que tomamos clases ahí sino por las madres de familia o los niños que van a la escuela por un sándwich o a la biblioteca o a pasear.

Ya me he extendido demasiado con esto y me temo que como con todo lo demás, el "círculo intelectual" e informado que conformamos los universitarios terminará por olvidarse de esto como se olvida de todo lo demás. 

Habría que hablar más del profesor, de quién fue y qué hizo, yo no tengo la información como para hacerlo ni sabía de su existencia hasta este día, no puedo salir con la hipocresía de querer alabarlo y honrarlo "como él se lo merecía". Para mi simplemente fue un compañero de la universidad, como cualquier otro profesor o como cualquier alumno, me hubiera importado lo mismo si en realidad se trataba, como pensábamos, de una persona ajena a la UAM. 

el punto es que las cosas se están pudriendo y ya no sólo en "el norte" como decíamos antes, la violencia y la inhumanización ya también viven en el DF y conviven con nosotros. Eso es lo que hay que pensar. Saber y entender los motivos importa. Porque puede volver a pasar, porque deberíamos encontrar maneras de evitar (en medida de lo posible) estos actos y porque somos la famosa juventud, el mentado futuro de México, la clase privilegiada y estudiada. 

Si no podemos más que lamentarnos y decir que lo llevaremos en nuestros corazones es que el probllema no se encuentra sólo de aquel lado de las rejas, en la calle. También lo tenemos de este lado. 
[Aquí el enlace a la nota que parece menos desinformada y que habla un poco del trabajo que realizó el profesor]


                                                      Imagen tomada de @echothecutter


"La UAM- I y la Psicología social esta de luto....descanse en paz Francisco Javier Uribe Patiño" @TUNITA26 


Nota. Estas lineas fueron pensadas para los estudiantes de la UAM-I, me disculpo si no doy todos los datos o si doy cosas por entendidas.


**Aquí una nota que hace el recuento de otros crímenes en los que se ha visto inmiscuida la UAM**

1 comentario:

  1. Al igual que tú, no estoy informado adecuadamente de lo que pasó, pero creo que la tercera opción es la menos probable (pero no imposible), es cierto que los "narcos" ya están en todas partes, pero ellos tienen una manera diferente de operar: llegar y darte un tiro no es como lo harían; lo que ellos hacen generalmente es más planeado, o más grotesco de lo que estamos acostumbrados a ver. Y creo que es una pena que se haya perdido una vida frente a la escuela, también creo que muchos no olvidaremos lo que pasó, yo estaba almorzando a unos metros de ahí cuando pasó todo. Mis condolencias a la familia del profesor.

    ResponderEliminar