3.5.14

Sueños (II)

V. La purísima

La fiesta termina a oscuras
entre desconocidos y tu sonrisa,
penumbra y sin sentido: terminas.

El barbero cena con el criminal,
aquellas piernas se declaran culpables,
yo camino y bebo y giro
en espirales descendentes sin fin,
uno y otro y más: lo miro
en el círculo de los asesinos.

Corro y esquivo faros, grava, destajo.
El barrio es el de siempre, pámbol.
Entre mentadas y pandillas ando
mis ojos la hayan Catedral,
entre nubes y cielo gris,
la noche se vuelve resplandor.

Sigo mi marcha, pesado ascenso
sin final...

Ya me voy, dicen, es hora de trabajar.


2 comentarios:

  1. Es bueno saber de ti viejo amigo, oye, ¿Ya no andas en facebook? ¿acaso te exiliaste de las redes sociales? Te mando un abrazo enorme amigo mío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué onda, mi estimado Daniel. Pues sí, ando medio exiliado de todos lados, pero gracias por escribir y saludar. Ya volveré pronto... disculpa la tardanza, esto de los comentarios me resulta más bien raro, poco frecuente, ja.... Cuídate.

      Eliminar