21.6.13

A distancia

Dicen que te va jodidamente bien. Que, para variar, tus planes, cálculos y predicciones se cumplen. Todos se sorprenden, yo sólo confirmo que hablan de ti y de nadie más.
      Me gustaría decirte que me va igual de bien. Que todos estos días de jazz y música clásica, no hacen sino ponerme a caminar con estilo y la frente alta, ojalá todo fuera tan simple.
      Lo cierto es que no, desde la última vez que te vi no tengo más que esa perturbación que deja el no poder controlar el tiempo, el no poder prolongar ese instante a tu lado, a solas, sin más testigo que el azulejo que a oscuras deja de importar.
      ¿Te he buscado? Parece que nunca se es demasiado mayor para preguntas absurdas, obvias. No hay rincón, no hay sonrisa, tampoco hay noche en la que no te busque. Lo cierto es que, no hace falta decirlo, no te he encontrado, tus manos sin soportar las mías, tu mirada alejada de la mía, tu pensamiento en otra parte... todo puede dar fe de ello. ¿Dónde estás?
      Y me vengo a enterar que todo es un mito...

Osadas metáforas que no corrijo por ti
se empalman en la fas del panteón
griego, romano y ¿quién da más
por un segundo o dos a tu lado?
Yo lo doy todo, todo lo que puedo dar.

Entre calles norteñas te busco
en noches húmedas apareces
con voces que nadie conoce
y temblores que anuncian el ansia
de tu piel en mi piel, de tu todo en mi nada.

Reaparece, mito mío.
Devuélveme la poesía,
esas clases tuyas
y al carajo la agonía.

Eres tú, y lo sabes.
Soy yo, que no te engañen,
entre dos no hay más que
un sólo sueño, una erupción,
volcán eterno, y ya.

2 comentarios:

  1. Me ah encantado, ojalá algun día publiques...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que me leas y que te gusten mis palabras. Cuando publique lo sabrás. =)
      Saludos. ;)

      Eliminar