17.12.10

Diez y siete

Osiris se asoma como caída del cielo, del Olimpo o algún lugar igualmente espectacular, todo de ella mueve, todo dentro de ella conmueve.

La temporada navideña es inminente pero me niego, cierro los ojos fuertemente, el izquierdo llora por la presión y sigo presionando, que estalle y esquive tanta luz multicolor, cierro los ojos, en lugar del verde tu figura, en lugar del rosa aquella primera sonrisa y....no puedo.

Extraño vacío el que desapareciste con tu maravillosa presencia. Extraño el vacío que apareció tras la ultima ofensa.

Tanto nos llenamos que acabamos por desaparecer esos lugares vacíos que se llenan con sonrisas

Tanta duda me hace dudar.

Incluso mi sonrisa, por más inverosímil que parezca, es infinitamente sincera cada que surge después de mirarte.

No hay más que decir.

Gracias a los que leen, a los valientes que comentan y a los que prefieren no hacerlo. Siempre parece que escribo para mi y nada más. A veces un hola, escrito correctamente, en el momento justo y por la persona indicada es infinitamente agradecido. Créanlo. Y créenme, que son los ojos que leen y las manos que escriben las que mantienen esto a flote, a veces, apenas por una tabla astillada.


3 comentarios:

  1. Escribir para uno mismo es lo mejor que puede haber, ya que al entrar en los demás se puede perder un poco de nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por escribir para ti para mostrar a través de las letras tu interpretación del mundo de manera fiel. Hola.

    ResponderEliminar
  3. Hola, estoy visitando blogs que aparecen en los de amigos. Éste me pareció muy bueno, estoy de acuerdo con tu entrada, voy a quedarme por aquí como seguidor, si me permites.
    Si tienes ganas (sólo si tienes ganas), te invito a pasar por el mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar