28.2.09

Palabras

Fue de esas veces que sin querer uno se da cuenta de cuanta torpeza se carga a cuestas, y de como la apatia no deja mucho que hacer pero si bastante que desear.

El lo sospechaba pero se negaba a cuestonarla...ella finjia no saber nada pero conocia mas que nadie.

Dos persona se encontrarón, y casi sin decirse nada ya se sabian el uno al otro, tal vez en otros tiempos, por otros nombres, dueños de cuerpos ahora ajenos, no supieron si abrazarse o golpearse con todas sus fuerzas, no supieron que decir asi que pronunciaron el silencio tan fuerte como sus entrecortadas gargantas se los permitian, gritaron el silencio lentame y profundamente, con cada una de sus silabas, de sus letras, cada sonido por mas minimo que parezca....terminaron de gritarse nada, se miraron una vez mas y dando media vuelta se fueron sin pronuniar palabra uno con el otro, y tal vez para siempre.

-vvl-



¡Cuidado con la palabra! ¡Su abuso es peligroso! ¡Déjela pasar! ¡Lo conduce al
peligro mortal de pensar! De olvidar la muerte. Y la vida. ¿Puede existir una
sin otra?
www.lajornada.unam.mx

2 comentarios:

  1. Mmmmm...
    Gritarse en silencio, nunca había pensado en algo así.
    Con respecto a tu comentario sobre que nadie visita tu blog, tu solo sigue haciendole publicida, chance algún día te haces de lana de pura publicidad ;)

    Te agregare a mis enlaces :D
    Tienes un nuevo lector, ¡saludos!

    ResponderEliminar
  2. A veces las palabras salen sobrando.. basta una mirada, un gesto, una mueca, un sonido que solo se escuche dentro de la cabeza...

    no importa.. pero las palbras no siempre son necesarias..

    Un saludo.. Megustó mucho el texto...

    ResponderEliminar